martes, 26 de mayo de 2020

Dra. Judith Yambay Aucancela

DERMATÓLOGA





-Enfermedades de la piel, venéreas, del pelo, uñas y boca. Prevención y Cirugía de cáncer cutáneo, biopsias, Peeling.
-Cauterización de lesiones, Dermatología Estética, rejuvenecimiento facial y Corporal.

  • MEDICO DERMATÓLOGA DE CONSULTA EXTERNA Y HOSPITALIZACION DEL HOSPITAL DOCENTE DE LA POLICIA NACIONAL GUAYAQUIL No 2. DESDE EL 1 DE OCTUBRE DEL 2009 HASTA LA ACTUALIDAD 
  •  MEDICO TRATANTE DE DERMATOLOGIA CONSULTA EXTERNA HOSPITAL DE INFECTOLOGIA “DR. DANIEL RODRIGUEZ” 2004
  • MEDICO DERMATOLOGA ASOCIACION “NUEVE DE OCTUBRE” DE AUXILIOS MUTUOS DE GUAYAQUIL PRIMERO DE MAYO # 1111 Y TUNGURAHUA ESQUINA. TELF. 2293993 PRESIDENTE ING. COM. LUIS RIVERA DESDE DICIEMBRE DE 2008 HASTA LA ACTUALIDAD
  • MEDICO DERMATOLOGA DEL CENTRO MEDICO DE REDIMA PERTENECIENTE A LA ARQUIDIOCESIS MADRE TERESA DE CALCUTA TELF. 2452067 CDLA GUANGALA DESDE JUNIO 2007 HASTA NOVIEMBRE DEL 2009

Consultorio: Clínica San Gabriel, Guaranda y Letamendi (esq.) Previa Cita
Cel: 0994186568
E-mail: vjudithyambay@hotmail.com
              vjudithyambay@gmail.com

Guayaquil - Ecuador

viernes, 15 de noviembre de 2019

El aceite de pescado es una buena medicina para la insuficiencia cardiaca

 Foto: Capsulas de aceite de pescado. (iStock)
JUEVES, 14 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- El aceite de pescado podría ayudar a las personas con insuficiencia cardiaca a evitar los viajes repetidos al hospital, sugiere un estudio reciente.


Los hallazgos provienen de un análisis de un ensayo clínico que se publicó inicialmente el año pasado, en que los investigadores evaluaron los efectos del aceite de pescado y de la vitamina D en personas con un riesgo de enfermedad cardiaca y cáncer.


El ensayo principal, llamado Ensayo de vitamina D y omega 3 (VITAL, por sus siglas en inglés), arrojó algunos resultados alentadores. Los adultos mayores sanos que recibieron un complemento de aceite de pescado fueron menos propensos a sufrir un ataque cardiaco en los años posteriores, sobre todo si nunca habían consumido mucho pescado.


El análisis actual observó si los complementos tenían algún efecto en el riesgo de los participantes de ser hospitalizados por insuficiencia cardiaca.


La insuficiencia cardiaca es una afección crónica en que el corazón pierde poco a poco su capacidad de bombear la sangre al cuerpo de manera eficiente. Con frecuencia, surge de daños en el músculo cardiaco, provocados por un ataque cardiaco, lo que planteó la pregunta de si los beneficios observados en el ensayo podrían abarcar a la insuficiencia cardiaca, explicó el Dr. Luc Djousse.

Djousse, del Hospital Brigham and Women's y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, dirigió el estudio actual.


En general, encontró su equipo, ni la vitamina D ni el aceite de pescado redujeron el riesgo de una primera hospitalización por insuficiencia cardiaca a lo largo de cinco años. Pero las personas que usaban aceite de pescado fueron un poco menos propensas a necesitar repetir sus estadías en el hospital.


Los hallazgos ofrecen una "señal" de que los complementos podrían ayudar a prevenir las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca, planteó Djousse.

Pero enfatizó que otros estudios deben respaldarlo.


El aceite de pescado es rico en ácidos grasos omega 3, que se sabe que ayudan a reducir los triglicéridos, a bajar la inflamación y la coagulación de la sangre, y a estabilizar el ritmo cardiaco.


La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) recomienda que las personas coman pescado dos veces a la semana, preferiblemente las variedades grasas más ricas en omega 3, como el salmón, la caballa, las sardinas y el atún blanco.

Djousse aconsejó seguir esa recomendación. "Pero no fría el pescado", añadió. "Consúmalo a la plancha o al horno".


Los hallazgos, publicados en la edición del 11 de noviembre de la revista Circulation, provienen de un ensayo en que participaron casi 26,000 adultos de a partir de 50 años, que al principio no tenían problemas del corazón. Se les asignó al azar a tomar 1 gramo de aceite de pescado recetado (Omacor), 2,000 UI de vitamina D, o un placebo cada día.


A lo largo de cinco años, el grupo del aceite de pescado tuvo un 28 por ciento menos de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco, en comparación con el grupo del placebo. El efecto fue más pronunciado entre las personas cuyas dietas no contenían mucho pescado: tuvieron un 40 por ciento menos de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco que los usuarios del placebo.

Cuando el equipo de Djousse observó a las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca, no hubo un efecto claro del aceite de pescado ni de la vitamina D en las primeras hospitalizaciones. Pero los usuarios del aceite de pescado tuvieron un 14 por ciento menos de probabilidades de ser hospitalizados de nuevo. Hubo 326 hospitalizaciones recurrentes en ese grupo, y 379 en el grupo del placebo.


¿Por qué el aceite de pescado no previene una primera hospitalización? No está claro. Pero Djousse planteó que hubo menos primeras hospitalizaciones, de forma que los números quizá hayan sido demasiado bajos como para detectar un efecto.


Es una posibilidad, concurrió el Dr. David Siscovick, un científico investigador sénior en la Academia de Medicina de Nueva York que no participó en el estudio.


Hace falta más investigación, sostuvo Siscovick. Pero, añadió, en este momento no hay evidencias de que el aceite de pescado prevenga el desarrollo de la insuficiencia cardiaca.

Pero sí hay evidencias de que los pacientes con insuficiencia cardiaca podrían beneficiarse.

Siscovick fue presidente de un comité de la AHA que publicó una recomendación sobre los complementos de omega 3 y la enfermedad cardiaca en 2017.

Fuente: https://www.msdmanuals.com/es-ec/hogar/news/external/2019/11/16/00/02/el-aceite-de-pescado-es-una-buena-medicina-para-la-insuficiencia-cardiaca

El virus del sarampión destruye la memoria del sistema inmunitario

 Skin of a patient after 3 days of measles infection.
Las personas que contraen sarampión sufren más infecciones hasta cinco años después del contagio. Ahora, dos nuevas investigaciones explican el porqué y confirman cómo esta enfermedad es capaz de paralizar las defensas contra virus y bacterias a largo plazo, creando una ‘amnesia inmunológica’ que deja a los individuos desprotegidos frente a otros patógenos.

Tos, erupciones cutáneas y fiebre, incluso complicaciones potencialmente mortales, como neumonía y encefalitis, una inflamación del cerebro, son efectos del virus del sarampión, que en 2017 causó 110.000 muertes en todo el mundo a pesar de que existe una vacuna segura y económica.
Dos estudios publicados en Science y Science Immunology enfatizan una vez más no solo la necesidad de una vacunación generalizada que prevenga esta infección, sino también que evite el debilitamiento de la inmunidad colectiva –la protección de un grupo gracias a una masa crítica que es inmune– frente a otros tipos de patógenos.

"Esta es la primera vez que se utiliza la genómica para crear un mapa del sistema inmunitario en respuesta al sarampión. Esto nos permitió responder a cómo causa esta inmunosupresión y por qué las personas sufren más infecciones hasta cinco años después de contraerlo", explica a Sinc Velislava Petrova, una de las autoras.

El primer trabajo analiza el sistema inmunitario de 77 niños de los Países Bajos (entre 4 y 17 años) no vacunados antes y después de la infección por sarampión en un brote que se extendió por su comunidad. El tiempo promedio entre la recolección de ambas muestras fue de 10 semanas.

Los resultados revelan que la infección puede paralizar la inmunidad contra virus y bacterias a largo plazo, lo que daría lugar a una ‘amnesia inmunológica’ que haría a los individuos más vulnerables frente a futuras infecciones, incluso a los virus con los que ya se ha tenido contacto.
Así, aunque el equipo no tuvo problemas para ver los anticuerpos contra el sarampión, el resto parecía estar desapareciendo. De hecho, los anticuerpos que los niños habían acumulado a lo largo de su vida se redujeron notablemente.

“Hemos encontrado pruebas sólidas de que el sarampión destruye el sistema inmunitario”, explica Stephen Elledge, coautor del trabajo e investigador del Instituto Médico Howard Hughes (EE UU). “Cuando este virus ataca, los anticuerpos desaparecen”.

La hipótesis de que el virus borra la memoria del cuerpo de anteriores patógenos ya había sido apoyada en investigaciones previas, que asociaban el sarampión con hasta el 50 % de las muertes infantiles por enfermedades infecciosas, pero faltaba saber cómo se producía.

En este estudio los autores observaron que el sarampión eliminó, dos meses después de la infección, entre el 11 y el 73 % de los anticuerpos protectores de los niños, es decir, las proteínas sanguíneas que ‘recuerdan’ los encuentros anteriores con los virus y ayudan al cuerpo a evitar infecciones repetidas.

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95131

Los hábitos poco saludables pueden comenzar de manera temprana

Un estudio abre nuevos caminos al evaluar una muestra representativa a nivel nacional de dietas para bebés y niños pequeños y el consumo de azúcares agregados
Autor: Kirsten A. Herrick, PhD, MSc Kirsten A. Herrick, Cheryl D. Fryar, MSPH, Heather C. Hamner, PhD, MS MPH, Sohyun Park, PhD, Cynthia L. Ogden, PhD, MRP Fuente: Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics DOI: https://doi.org/10.1016/j.jand.2019.09.007 Added Sugars Intake among US Infants and Toddlers
 
Un nuevo estudio en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, publicado por Elsevier, encontró que casi dos tercios de los bebés (61 por ciento) y casi todos los niños pequeños (98 por ciento) consumieron azúcares añadidos en su dietas diarias promedio, principalmente en forma de yogures aromatizados (bebés) y bebidas de frutas (niños pequeños). Los bebés tenían entre 6 y 11 meses, y los niños pequeños tenían entre 12 y 23 meses.
El análisis documentó algunas buenas noticias sobre la disminución durante el período de estudio (2005-6 y 2015-16) en el porcentaje de bebés y niños pequeños cuyas dietas diarias incluyen azúcares agregados, así como las cantidades que consumieron.
La ingesta generalizada apunta a un problema grave y persistente: el desarrollo temprano de patrones de alimentación asociados con condiciones de salud negativas.
"Nuestro estudio, que es el primero en observar las tendencias en el consumo de azúcares añadidos por los bebés y niños pequeños, documenta que la mayoría de los bebés y niños pequeños consumen azúcares añadidos. Esto tiene importantes implicaciones para la salud pública ya que investigaciones anteriores han demostrado que los patrones de alimentación establecidos temprano en la forma de la vida más tarde patrones de alimentación ", explicó la investigadora principal Kirsten A. Herrick, PhD, MSc, División de Encuestas de Examen de Salud y Nutrición, Centro Nacional de Estadísticas de Salud, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Hyattsville, MD, EE. UU.

Citó un estudio anterior que encontró que los niños de 6 años que habían consumido alguna bebida azucarada (SSB) antes de la edad de uno tenían más del doble de probabilidades de consumir un SSB al menos una vez al día en comparación con los 6 años. ancianos que no habían consumido ninguno antes de la edad de uno.

El Dr. Herrick señaló: "Investigaciones previas sobre las dietas de niños mayores de dos años asociaron el consumo de azúcar con el desarrollo de caries, asma, obesidad, presión arterial elevada y perfiles de lípidos alterados".

Las organizaciones de salud en los Estados Unidos promulgan pautas que recomiendan limitar la ingesta de azúcar a 9 cucharaditas o menos para hombres adultos, y 6 cucharaditas o menos para mujeres adultas y niños entre 2 y 19 años.

Sin investigación comparable disponible para bebés y niños pequeños antes de este estudio , solo una organización, la American Heart Association, brindó orientación a los niños menores de 2 años. "Los hallazgos de nuestro estudio sobre las dietas para bebés y niños pequeños deberían sensibilizar a las organizaciones y profesionales de la salud e informar futuras directrices y recomendaciones", agregó.

Los investigadores analizaron los datos de 1,211 bebés y niños pequeños (6-23 meses) de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) 2011-2016, un estudio representativo a nivel nacional realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. utilizaron la Base de datos de equivalentes de patrones de alimentos y la lista de lo que comemos en los Estados Unidos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para clasificar los alimentos. Los azúcares contenidos en la leche materna y la fórmula no se incluyeron en las estimaciones de consumo.

Los resultados mostraron que los bebés consumían aproximadamente 1 cucharadita (cucharadita) de azúcares agregados diariamente (equivalente a aproximadamente el 2 por ciento de su ingesta calórica diaria), mientras que los niños pequeños consumían aproximadamente 6 cucharaditas de azúcares (aproximadamente el 8 por ciento de su ingesta calórica diaria).

No se detectaron diferencias en el consumo de azúcares agregados por sexo, nivel de ingresos familiares y cabeza de familia, pero hubo algunas distinciones por raza / origen hispano: los niños asiáticos no hispanos consumieron la menor cantidad de azúcares agregados (3.7 cucharaditas) y no Los niños negros hispanos consumieron la mayor cantidad de azúcares añadidos (8.2 cucharaditas).

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95159

¿Cuáles son los riesgos para la salud de la tecnología 5G?

Ante la futura implementación de la tecnología 5G, que asegura la conexión a internet y velocidades más rápidas, varios grupos han manifestado su preocupación por las posibles repercusiones que puede tener en la salud, como desarrollo de cáncer, debido a su sistema de radiación electromagnética.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC) han clasificado toda la radiación de las frecuencias de radio (que incluye a la tecnología 5G), como “posibles carcinógenos”, es decir, que puede favorecer la aparición de cáncer.


En 2018, un informe del Departamento de Salud de Estados Unidos señalo que ratas macho expuestas a altas dosis de radiación de frecuencia de radio desarrollaron un tipo de tumor canceroso en el corazón. Los animales fueron expuestos a la radiación de teléfonos móviles durante nueve horas al día por dos años. Sin embargo, los investigadores señalaron que “las exposiciones usadas en los estudios no pueden compararse directamente con la exposición de los seres humanos a los celulares”.


A pesar de esto, expertos han explicado que la banda de las ondas de radio, utilizadas en los celulares) no son ionizantes “carecen de suficiente energía para descomponer el ADN y causar daños celulares”.


También han señalado que el sistema de tecnología 5G al implementar nuevas torres trasmisoras requiere niveles de potencia aún menores que la tecnología 4G. Además, han indicado que, aunque se prevea un posible incremento en la exposición a las ondas debido a la tecnología 5G, el valor total de exposición seguirá siendo bajo según los parámetros de la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (Icnirp).


La OMS afirma que las exposiciones a frecuencia electromagnética debajo de los límites del Icnirp no parecen significar un riesgo para la salud.

Fuente: https://www.redaccionmedica.ec/secciones/avances/-cuales-son-los-riesgos-para-la-salud-de-la-tecnologia-de-celulares-5g--94447

La presión arterial diastólica también es importante para predecir el riesgo cardiovascular

Un estudio recientemente publicado en el ‘New England Journal of Medicine’ (acceda al documento aquí) ha indicado que existe una relación “clara”entre la presión arterial sistólica (conocida como ‘alta’) y la diastólica (conocida como ‘baja’) y los resultados cardiovasculares.

Según los hallazgos del estudio, ambas lecturas de la presión arterial predijeron de manera independiente el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, indistintamente de la definición utilizada para tratar la presión arterial alta (≥140/90 mm Hg y ≥130/80 mm Hg).

Es decir, aunque la elevación de la presión arterial sistólica tuvo un efecto mayor en los resultados, tanto la hipertensión sistólica como la diastólica influyeron fuertemente en el riesgo de eventos cardiovasculares adversos, en los umbrales mencionados.

Para el autor principal del estudio, Alexander Flint, especialista en accidentes cerebrovasculares, este hallazgo va en contra de muchas investigaciones previas que han demostrado que una presión arterial sistólica alta es más probable que produzca resultados adversos que la presión diastólica.

Además, ha destacado que el descubrimiento de que la hipertensión sistólica y diastólica tienen impactos similares sobre el riesgo cardiovascular en el umbral ≥130/80, proporciona un apoyo independiente para los cambios recientes que se hicieron en las directrices del Colegio Americano de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón, que recomendaron un mayor control de la presión arterial en pacientes con mayor riesgo de hipertensión.

“Este estudio aporta una gran cantidad de datos sobre una pregunta básica, y brinda una respuesta clara”, ha sostenido el investigador, quien ha señalado que estos resultados se encontraron luego de ajustar los datos para los posibles factores de confusión.

“La controversia ha persistido durante mucho tiempo acerca de si la presión arterial sistólica, la presión arterial diastólica o ambas contribuyen al riesgo cardiovascular. Este análisis que utiliza una gran cantidad de datos longitudinales demuestra de manera convincente que ambos son importantes, y muestra que en personas que por lo general están sanas, los números de presión arterial más bajos son mejores”, ha agregado Deepak L. Bhatt, coautor de la investigación.
 
El dato

Para este estudio los investigadores han utilizado datos de más de 36 millones lecturas de presión arterial pertenecientes a 1.3 millones de adultos, en una población ambulatoria general. Realizaron un análisis multivariable de supervivencia de Cox para determinar el efecto de la carga de la hipertensión sistólica y diastólica en un resultado compuesto de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular isquémico o accidente cerebrovascular hemorrágico durante un período de 8 años. El análisis controla las características demográficas y las condiciones de coexistencia.

Fuente: https://www.redaccionmedica.ec/secciones/avances/la-presion-arterial-diastolica-tambien-es-importante-para-predecir-el-riesgo-cardiovascular-94482

Un análisis de sangre predice el alzhéimer 20 años antes de su aparición

Un examen de sangre puede ayudar a detectar hasta con un 94 por ciento de efectividad y con 20 años de anticipación si una persona desarrollará la enfermedad de Alzheimer, según se desprende de un estudio difundido por la Universidad de Washington.

Una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis (WUSTL), Misuri (EE.UU.), ha revelado que el cerebro empieza a mostrar los daños causados por la proteína beta-amiloide, vital para el desarrollo del alzhéimer, hasta 20 años antes de que aparezcan los principales síntomas de esta enfermedad, como son pérdida de memoria y estados de confusión.
 
Al medir los niveles de esta proteína en la sangre y usar los datos para predecir si se ha acumulado en el cerebro, combinados con otros dos factores de riesgo, la enfermedad puede ser identificada con un alto porcentaje de certeza, ha señalado Randall Bateman, del centro de investigación para la enfermedad de Alzheimer Charles F. y Joanne Knight, de WUSTL.

"Actualmente, para ensayos clínicos, examinamos a las personas con escáneres cerebrales lo que consume mucho tiempo, es costoso y toma años para inscribir a los participantes", ha señalado Bateman.

"Pero con un examen de sangre, podemos potencialmente examinar a miles de personas en un mes", ha añadido el investigador.

También ha detallado que los otros dos factores de riesgo, con los que debe combinarse los resultados del análisis de sangre, son la edad y la presencia de la variante genética denominada apolipoproteína E4 (APOE4).

Al agilizar el proceso se puede inscribir a los participantes en ensayos clínicos con mayor eficiencia, lo que ayuda a "encontrar tratamientos más rápidamente y puede tener un enorme impacto en el costo de la enfermedad así como en el sufrimiento humano que ello conlleva", ha añadido el investigador.

Para detectar la presencia de esta proteína se ha utilizado la técnica denominada "espectrometría de masas para medir con precisión las cantidades de dos formas de la beta-amiloide que disminuyen en la sangre en la medida en que aumentan su acumulación en el cerebro", según el reporte publicado en la revista científica Neurology.

La investigación ha incluido a 158 adultos mayores de 50 años a los que se les hizo una prueba de sangre para detectar la beta-amiloide, pero también se les aplicó una Tomografía Cerebral por Emisión de Positrones (PET) y se tomó en cuenta la edad y la APOE4.

Estudios anteriores han determinado que en las personas mayores de 65 años el riesgo de alzhéimer se duplica cada cinco años y la presencia de APOE4 supone un riesgo mayor, en una proporción de hasta cinco veces, de desarrollar la enfermedad.

Al combinar los resultados de la prueba de sangre con los otros factores de riesgo, el análisis ofreció un efectividad de 94 por ciento en la detección del alzhéimer, incluso superior a los resultados obtenidos a través del PET.

La investigación igualmente destacó las ventajas de una prueba de sangre "que cuesta unos pocos cientos de dólares" en comparación con cada PET cuyo costo es de cerca de 4.000 dólares.

Sin embargo, "no eran los 4.000 dólares por cada examen PET lo que nos preocupaba. Era el millón de pacientes que están sufriendo mientras nosotros no tenemos un tratamiento. Si podemos aplicar estas pruebas más rápidamente, eso nos acercará a acabar con esta enfermedad", ha mencionado Bateman.

Fuente: https://www.redaccionmedica.ec/secciones/avances/un-analisis-de-sangre-predice-el-alzheimer-20-anos-antes-de-su-aparicion--94575

Una vacuna promete prevenir la tuberculosis activa

Tras un estudio de tres años realizado en adultos en África, una inmunización experimental ha demostrado ser 50 por ciento efectiva para prevenir que la infección tuberculosa latente se convierta en una enfermedad activa.

“Puede convertirse en una herramienta clave para terminar con la epidemia”, ha señalado Ann Ginsberg, de la organización sin ánimo de lucro IAVI, que junto a la farmacéutica GSK (GlaxoSmithKline) ha desarrollado la inmunización.

La enfermedad pulmonar mata a más de 1,5 millones de personas al año y es la enfermedad infecciosa que más vidas humanas se cobra, principalmente en países pobres.

A pesar de tener un tratamiento que funciona para la gran mayoría de los enfermos,  aproximadamente un tercio de las personas del mundo albergan las bacterias que la causan.

Los resultados del estudio fueron presentados en una conferencia en India, el país más afectado por la tuberculosis, y publicado por el New England Journal of Medicine.

Según han informado, la vacuna tiene eficacia limitada, ya que funcionó en la mitad de los casos, es solo efectiva entre las personas VIH negativas que tienen la infección latente, y solo para la variante pulmonar que, eso sí, es con diferencia la más frecuente.

Fue probada en casi 3.600 adultos en Kenia, Sudáfrica y Zambia que estaban infectados con TB pero que tampoco tenían VIH, el virus que causa el SIDA. La mitad recibió dos dosis de vacuna con un mes de diferencia y el resto recibió vacunas falsas. Trece personas en el grupo de vacuna y 26 en el otro grupo desarrollaron TB activa.

Los resultados muestran que "la vacuna se está sosteniendo" con el tiempo, y marcan un paso importante para tener una herramienta de prevención que se ha buscado durante 100 años, ha dicho Paula Fujiwara, directora científica de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y la Enfermedad Pulmonar.

Los planes están en marcha para otro estudio definitivo, que tomará al menos varios años más, ha añadido

Después de que se anunciaron los resultados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado la vacuna como un gran avance y ha estado celebrando reuniones para discutir cómo avanzar en su desarrollo.
 
El dato

En total actualmente existen 15 inmunizaciones en investigación. Todas con características diferentes. Ésta última tiene como diana a las personas con la bacteria latente, otras (como una de origen español que encara la fase 2b) van dirigidas a población que no la porta y, otras, a proteger a personas que han desarrollado la enfermedad.

Fuente: https://www.redaccionmedica.ec/secciones/avances/una-vacuna-promete-prevenir-la-tuberculosis-activa-94913

El cáncer es superior a nosotros a nivel celular

El bioquímico Tak Mak (Cantón, China, 1946) abrió la puerta a los actuales tratamientos de inmunoterapia contra el cáncer, pero reconoce que no supo aprovecharlo. En 1995 su laboratorio codescubrió el freno molecular que impide que los linfocitos T, células del sistema inmune, reconozcan y eliminen a las células del cáncer. Pero fue James Allison el que encontró la forma de romper ese freno, conocido como CTLA-4, para desencadenar respuestas antitumorales. El año pasado Allison ganó el Nobel de Medicina por ese trabajo junto a Tasuku Honjo, padre de la otra gran línea de fármacos de inmunoterapia.

Estos tratamientos son ya el cuarto pilar de la oncología junto a la cirugía, la radiación y la quimioterapia, aunque aún queda mucho por hacer, reconoce Mak, investigador en el Instituto de Oncología de Ontario (Canadá). La inmunoterapia funciona muy bien contra algunos tipos de tumor, pero nada contra otros muy letales, como los de páncreas y cerebro. Incluso en los tumores que mejor responden, como el melanoma o el cáncer de pulmón, a más de la mitad de pacientes la inmunoterapia no les hace efecto.

“En este momento hay en marcha unos 2.000 ensayos clínicos que intentan combinar diferentes agentes o fármacos con inmunoterapia con la esperanza de que aumenten las respuestas adicionales, especialmente en tumores en los que hay muy pocas respuestas. Desafortunadamente, hasta ahora los principales ensayos han fracasado en la combinación”, reconoce Mak, uno de los científicos que más ha contribuido al avance de la inmunología, ya que también descubrió el receptor de los linfocitos que les permite identificar qué forma parte del cuerpo y qué es alienígeno (virus, bacterias, cáncer…).

Las células del sistema inmune que circulan por la sangre buscando amenazas tienen muchas dificultades para abandonar los vasos sanguíneos, llegar hasta el órgano sólido en el que está el tumor e infiltrarse en él, pero algunas lo logran. El año pasado se consiguió eliminar la metástasis con un tratamiento experimental basado en seleccionar las células inmunes que sí consiguen infiltrarse en el tejido canceroso, multiplicarlas en el laboratorio y reinyectarlas en el paciente. De visita en Madrid para ofrecer una conferencia en el Centro Nacional de Biotecnología en homenaje a Carlos Martínez-Alonso, Mak explica en esta entrevista su visión sobre cómo mejorar los actuales tratamientos contra el cáncer.

Fuente:  https://elpais.com/elpais/2019/05/24/ciencia/1558713031_780997.html

Los bebés nacidos por cesárea tienen más microbios potencialmente peligrosos

Uno de los momentos cruciales de la vida de cualquier persona sucede antes de nacer. Al pasar por el canal del parto, los bebés reciben un baño de millones de bacterias de sus madres. Los microbios intestinales y vaginales colonizan su cuerpo y se asientan en diferentes órganos para facilitar funciones clave como la digestión. Esta comunidad bacteriana, el microbioma, hace que el sistema inmune, nacido sin memoria alguna, aprenda a distinguir los microbios beneficiosos comensales de los peligrosos. Aunque aún no están claras las implicaciones de este proceso para la salud, hay estudios que muestran que los bebés nacidos por cesárea tienen un microbioma muy diferente y también tienen un mayor riesgo de sufrir asma, alergias u obesidad a lo largo de su vida.

El mayor estudio sobre el microbioma de recién nacidos, cuyos resultados se publican este miércoles en la revista científica Nature, confirma grandes diferencias entre uno y otro tipo de nacimiento. Se han estudiado muestras de microbiota de 596 bebés a lo largo del primer año de vida y de 175 madres. Los resultados confirman que los niños nacidos por el canal del parto reciben la mayoría de sus bacterias de sus madres. En cambio, en los partos por cesárea la transferencia de bacterias maternas queda interrumpida y los microbios más abundantes son los del ambiente hospitalario. Entre ellos hay varias especies del grupo de microbios resistentes a antibióticos.

“Estos microbios son oportunistas, aunque no tienen por qué causar una infección, sí existe ese riesgo si el sistema inmune del bebé está debilitado o si acaban en el órgano equivocado [como el torrente sanguíneo]”, explica Nigel Field, investigador del University College de Londres y coautor del estudio, realizado en el Reino Unido. “El 80% de los nacidos por cesárea presenta estos microorganismos, mientras que en el otro grupo solo es el 50%. Estos microbios hospitalarios suponen el 30% del total tras una cesárea, pero solo el 10% tras un parto vaginal”, explica. A las madres se les suele ofrecer una dosis de antibióticos antes de la cirugía para evitar infecciones, lo que también puede contribuir a las diferencias observadas.

La composición del microbioma de unos y otros niños se equilibra a partir del primer año de vida, pero los investigadores creen que hacen falta estudios a largo plazo, pues no queda claro si estos desequilibrios en el microbioma tienen un impacto en la salud. “Los mayores estudios sobre el método de nacimiento han visto que la cesárea aumenta el riesgo de asma y alergias en torno a un 30%”, señala Field. Pero no se sabe si hay una conexión directa o es una correlación. Para probarlo, dice el investigador, hay que hacer “muchos más estudios que analicen a miles de bebés”.
El número de cesáreas en el mundo no deja de crecer. En 2015, el 21% de niños nació por este método, el doble que en 2000, según datos publicados el año pasado. El nivel aceptable por los expertos está entre el 10% y el 15%, según la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/09/18/ciencia/1568820835_254811.html

El cigarrillo electrónico, una lotería para la salud

La industria del tabaco es cautelosa cuando habla de los cigarrillos electrónicos. Aunque impulsa su uso como más seguro que el de los cigarrillos de combustión, cuando se refiere a su menor riesgo suele añadir la palabra “potencial”. Porque no sabe a ciencia cierta si realmente es un mal menor a largo plazo. Nadie lo sabe. La última gran revisión de la literatura científica al respecto se ha publicado esta semana en The British Medical Journal (BMJ) y la conclusión es que, con el conocimiento actual, no es posible determinar si son menos dañinos que los cigarros normales.

 No ha pasado el suficiente tiempo desde que comenzaron a usarse ni se han realizado los estudios necesarios para establecer sus efectos a largo plazo. Para que eso suceda habrá que esperar hasta mediados de este siglo, según los investigadores. Han llegado a sus conclusiones tras cribar más de 5.000 artículos publicados sobre el uso del cigarrillo electrónico y sus efectos en el sistema respiratorio desde 1980 hasta el pasado junio, tanto en humanos como en animales e in vitro.

A algunos médicos la historia del cigarrillo electrónico les recuerda a lo que sucedió con los de combustión en los años cincuenta y sesenta del siglo XX. Se empezó a ver daños que fueron sistemáticamente negados y minimizados por la industria hasta que la evidencia fue tan contundente que no hubo forma de disimularlos. “Los perjuicios del tabaco no suelen aparecer hasta unos 20 años después de comenzar a fumar. Apenas llevamos 10 de uso de este nuevo método, así que no sabemos con qué nos encontraremos”, asegura Robert Tarran, uno de los autores del estudio, en una entrevista telefónica.

 Como dice el análisis, el cigarro electrónico tiene similitudes y diferencias con el tradicional. Aunque comparten algunas sustancias, otras son diferentes y el método de inhalación cambia, con lo que los perjuicios pueden ser distintos. Sus defensores argumentan que tienen un 95% menos de tóxicos y que puede ser un buen método para dejar de fumar. Sus detractores, que en la comunidad científica y médica son gran mayoría, recelan. “En todo caso sería fumar de forma distinta, no dejarlo. Posiblemente sean más seguros, pero es como decir que tirarse de un cuarto piso es menos peligroso que de un octavo. Es cierto, pero conviene no tirarse de ninguno”, reflexiona Roi Cal, farmacéutico especialista en tabaco y vicepresidente de la asociación Farmaciencia.

Fuente:  https://elpais.com/sociedad/2019/10/01/actualidad/1569944095_628443.html